Archivo de la categoría: Collage de miradas.

Collage de emociones y sensaciones, perdidas en un batiburrillo de pensamientos que bullen en mi mente…

Cuando venza el tiempo

Me pregunto…

Cuándo venza el tiempo
empeñado en separarnos
sueño el lejano momento breve,
en el tiempo,
deslizándose en las manos.

Y no hallo más,
que palabras mudas,
y noches en vela…

De emociones quedas
que sostienen la vida,
arrastrando el eco…

De caricias que viven en mí,
aún sin ser vividas.

Añorada de ellas,
presiento el aleteo de los dedos.
Recorriendo dunas lentamente,
arañando arenas
que entierran mi corazón.

Arrancando lágrimas sin despedidas,
henchidas de la emoción reprimida.

La impresión de un piano,
sonando de fondo tras el armario,
en que guardo virutas estremecidas…

Del espíritu embargado por la emoción,
la cascada de notas me inunda el alma,
que no soporta la sensación,
de saberte tan lejos…
aún estando en mi interior.

Y aunque lo intento
no logro conciliar el sueño,
y despierta, sueño encuentros
que proyecto en el nocturno viaje,
de un mundo que no es el mío,
habitado por los dos.

Y mientras sueño despierta,
se me escapa la vida,
como el agua cuando intentas detenerla…
y gota a gota,
se desliza entre los dedos…

Esperando…
Siempre eterna.

YiYi


Deja un comentario

Archivado bajo Collage de miradas.

Cosas curiosas…

Son cosas curiosas las cosas del alma…

…A veces me sorprendo a mí misma,
acurrucada en algún rincón del ánima.
No sé bien porque, simplemente ocurre,
de pronto me invade la necesidad de volver al hogar.

Vestida de blanco. Descalza.
Con una taza humeante en la mano,
voy recorriendo rincones,
como cuando recorres la casa.
Hasta que de nuevo me envuelvo en mi manta,
me echo, y disfruto de un libro frente a la ventana.
Mientras vuela mi mente al encuentro de algo,
que no sé si halla…

Y, de nuevo, me descubro añorada,
de algo que jamás habitó en mi casa.

Sí…Son cosas curiosas, las cosas del alma…

Me despiertan del sueño voces que me hablan.
Voces lejanas. De un rumor de pensamientos que gritan al alba.
Y de nuevo me veo, recorriendo rincones del alma,
mirando el crisol de luz que entra por las pupilas de una mirada…

Las gotas de lluvia que golpean y resbalan,
acariciando el cristal de la ventana.
Todas idénticas, y únicas. En si mimas, todo y nada.
Agua que calma la sed, limpia heridas y te lava.
Que empapa la tierra y nutre las plantas cuando cae mansa.
Pero que todo lo arrasa si deja fluir su furia desatada,
como los vendavales que barren el ánima…

Son cosas curiosas, las cosas del alma…

Y sueño que vuelo, que extiendo mis alas,
y siento en la piel la lluvia que empapa,
el olor de las nubes y el viento en la cara,
y de nuevo me inunda esa emoción que me embarga,
de ser extranjera en el mundo y que el cielo es mi casa…

Más, cuando en el vacío abro los ojos, no hallo mis alas…
Y de nuevo vuelvo, caminando descalza,
a recorrer los rincones que habitan mi alma.

Encendiendo velitas en las ventanas,
que guíen mi camino en otra escapada.

Son cosas curiosas, las cosas del alma…

YiYi

Deja un comentario

Archivado bajo Collage de miradas.

Para Ti…

Para ti guardo mis dudas
para ti guardo mis miedos
para ti las cadenas rotas
y tuyos todos los tiempos.

Para ti la niña asustada
buscando unos brazos de hierro
que la arranquen del suelo con fuerza
alzándola en un revoleo.

Para ti remolinos de tiza
para ti garabatos deshechos
para ti todas las plumas
y tuyos todos los versos.

Para ti la calma y las risas
que llenan las noches de sueños
cubriendo de mil caricias
todos mis anhelos.

Para ti tormentas desnudas
para ti guardo mil besos
para ti toda la ternura
y todos los te quiero…

YiYi

Deja un comentario

Archivado bajo Collage de miradas.

Todo y Nada…

Eres:
Palabras escritas tras la ventana,
el verbo entre sueños de la mañana.
Caricias de seda en la mirada
La fuerza y la furia si son desatadas…
Todo,
todo eso eres.
Tú,
todo y nada…
Eres… eres… eres:….
Un fuego que no acaba.
Eres:
La luz que ilumina cada pisada,
Susurro de olas entrecortadas.
Cizalla que corta cadenas gastadas,
el viento que barre rincones al alba…
Todo,
todo eso eres.
Tú,
todo y nada…
Eres… eres… eres:…
Una sola palabra.
Eres:
El dios que cocrea cada mañana.
Agua que fluye, me llueve y me empapa,
sendero que hacen las huellas andadas.
Relojes al tiempo en las madrugadas..
Todo,
todo eso eres.
Tú,
todo y nada…
Eres… eres… eres:….
Ya parte de mi alma.
Eres…

YiYi

Deja un comentario

Archivado bajo Collage de miradas.

Escenas de la campiña.

Una luz al final del túnel, tímida ilumina el camino,
bailan la luz y la sombra al son de la mecha que arde,
prendida en el candilillo.
La blanca pared encalada, limita nuestros sentidos,
cerrando la visión de fondo, que habita tras el pasillo.
Un eco de pasos se escucha, resonando por el piso,
y con cada uno salpican mil gotitas de rocío,
que adormecidas descansan en las hierbas del orillo.
Está fresca la mañana, está fresca y hace frío,
el relente de la noche aun se cala en los vestidos.
Despacito, lentamente, van despertando vecinos.
Iluminando ventanas con faroles encendidos.
Y con la luz del alba, se oyen los primeros trinos,
de los que habitan las ramas, y las sombras de los pinos.
Tranquilo se despereza, el resonar matutino,
se oyen voces y galopes, y los llantos de algún niño.
Los olores se entremezclan, formando batiburrillos,
volutas de humo y café, junto a el canto de algún grillo,
que rezagado rezonga, escondido en el camino .
Y allí al frente nos da el alto,
un muro de piedra teñido color de tiza,
que le regalan los niños,
y alguna plantita que crece entre sus resquicios.
Mas si al lejano horizonte elevases la mirada,
arados de mil matices descubren muchos hilos,
con mil tramas de urdimbre que conforman mil tejidos.

Un carro arrastran tras ellos, trabajosos dos caballos.
Y con su paso cansado, giran las ruedas del carro,
del hierro que tiñe la herrumbre, corroída por el barro,
y con el chirriar del giro, parecen entonar cantos…
El campesino camina, junto al yugo del caballo,
deslizando pasos calzados, por viejos y ajados zapatos,
polvorientos del camino, que recorren sin descanso.
No están las calles puestas, y las moscas, ¡¡¡ya despiertas!!!
Van torturando al caballo, que resopla por la senda,
e insidiosas van zumbando, metidas en sus orejas.
Mientras nervioso agita la cola,
Sacudiendo las que restan.

Las golondrinas viajan; Del cielo al nido hacen senda,
anunciando los calores que pregonan con su jerga.
Desde lo alto en picado, bajan rozando la tierra,
rasgando el aire que el sol, con su calor ya contempla.
Y tiñe de dorado viejo, el trigo verde que la tierra enerva.
Brotando de sus entrañas, naciendo de fuerzas nuevas,
ya en el olvido quedaron, de nuevo las nieves eternas,
que otrora cubrían los campos, sembrados de tierras yermas.
El verde insolente despunta en la tierra seca,
asomando con descaro su nariz a la dehesa.
Por ello acaba rumiado de esa cabrilla aviesa,
que trota por todos lados, haciendo suya la senda,
bordada de mil cabriolas, y alegrías por la mesa ,
que se ofrece ante ella ya dispuesta.
Los balidos de cabriola se confunden con las vacas,
que mugiendo presurosas corren hacia la moza,
que se acerca por la roza porque es hora de ordeñarlas,
cubo en mano y banco en otra,
camina con paso firme enfundado como en roca,
tallados sus zapatos, en dura leña de sombra.
Zuecos gusta llamarlos, chanclos los llaman otras,
si no se usan con medias, los pies descalzos los lloran,
rozados por sus aristas, que cortan como las hojas.
Mansa se acerca la vaca, Manchada, la llama Aurora,
suave baja la testa, mientras la mano le pasa la moza.
En el piso, acomoda la banca, y bajo ella se apoya,
rozando suavemente las ubres, cae la blanca, gota a gota.
Hasta llenar la lechera, ordeña a una, y ahora otra…

De pronto el ojo se posa, sobre la tela de araña,
que aun respetan las sombras, pues el sol no la alcanza.
Y desprenden mil destellos, como diamantes tallados,
cien mil perlas engarzadas, en la seda de la araña,
que como joyas refulgen, de plata en la madrugada.
Deslumbrando por belleza, en la tela que se enmarcan,
diamantitos en las sombras, parecen joyas de hada,
talladas por artesanos, de manos tan delicadas,
que joyas así en la corona, vieran jamás grandes damas.
Convertida así en hermosa, por su obra la fealdad de la araña.
Espera impaciente a la presa, que quede prendida en su trampa,
para salir victoriosa Inmovilizando sus alas,
con un fino hilo de seda, en la despensa la guarda.
¡¡¡No fuesen todas las moscas, una a una a visitarla!!!
Piensa Aurora fastidiada, sacudiéndose la cara…
¡Si es que no hay bicho viviente, que las supere a pesadas!!!
Manchada la mira indolente, con esa mueca en la cara,
que poseen los bovinos, que ven la vida cansada,
arrastrarse lentamente, día a día, alba a alba.
Y se pone en pie Aurora, irguiendo despacio la espalda,
mientras con un gesto agradece, la leche que ha dado la vaca,
y se la lleva a su casa, cargada sobre su espalda.
Un ternerillo inocente, se acerca con aire tierno,
con los titubeantes pasos, que le proporciona el sueño.
Buscando saciar su apetito, es hora del desayuno,
busca la fuente de leche, con avidez el vacuno.
Topando con el hocico, las ubres de la nodriza,
que aliviada descarga el peso, que pende bajo su tripa.
¡¡¡Que contento el ternerillo!!! El hambre se torna en risas,
y trotando se desliza, buscando con curiosos ojos,
algo que prenda su chispa.
Y entre carros y terneros, entre arañas y entre risas,
van pasando lentamente y día tras día,
los meses en la campiña.
Aletear de arco iris alegran paisajes yermos,
con las danzas de las nupcias,
que preceden el invierno…

YiYi

Deja un comentario

Archivado bajo Collage de miradas.

Musa escondida.

La musa anda escondida,
en la música que encuentro,
que se mete en mis entrañas,
preñada de versos nuevos.

Despierto por las mañanas,
y en las noches con los versos,
pues se atropellan palabras,
y tengo que darles censo.

Mi mente anda hechizada,
entre los versos de yeso,
que forman los muros de ideas,
frente a los que me despierto.

Voy leyendo en la pizarra,
de mi cuarto, verso a verso,
después los voy engarzando,
letra a letra, en mi cuaderno.

Y pintan paisajes de ideas,
las palabras que me encuentro,
cual Murillo hizo en sus cuadros,
letra a letra, verso a verso…

Y me rezuman las frases,
que destilo sin quererlo,
por los poros de mi piel,
como a los sarmientos viejos.

Manojos de versos de estrellas,
que en racimos penden de ellos.
Manojitos de colores
pintan paisajes de invierno.

¿Quién me dicta las palabras?
me pregunto al releerlos,
y no hallo la respuesta,
más no puedo detenerlos…

YiYi

Deja un comentario

Archivado bajo Collage de miradas.

Luto en el alma

Cubierta mi alma de luto
por quien ahí desvanece,
al ejercer el intento
de abrazar el cuerpo yermo
gélido invierno se mece,
sobrecogiendo mi alma.

Se rasgaron mis entrañas
en el preciso momento
en que partiste aliviada,
escapando del tormento
para volar a tu encuentro,
de noche, en la madrugada.

Bajo el negro manto del cielo,
viviendo instantes eternos
siento que también yo muero
y vivo sin seguir viviendo,
teniendo por compañeros
tu imagen en mis recuerdos
y el calor de mil momentos.

Las emociones ahogadas,
inundaron los luceros
deseándote amorosas,
buen viaje, y mejor reencuentro…

YiYi

Deja un comentario

Archivado bajo Collage de miradas.